TRUCOS PARA TERMINAR CON EL MAL OLOR DE LAS TUBERÍAS

¿Te gustaría saber cómo quitar el mal olor de las tuberías de tu baño y tu cocina? En este artículo te contamos trucos infalibles para acabar con esos malos olores tan molestos.

Lo primero que debemos saber antes de atacar es de dónde vienen esos malos olores de las tuberías del baño o la cocina. La causante normalmente es la bajante que conecta con la red general de saneamiento, y este olor es irremediable, pero no debería subir a nuestros hogares. El problema es que estos olores se pueden filtrar por fisuras, por muy pequeñas que sean, y más si no están protegidas por un sifón.

Los malos olores en la red de saneamiento son inevitables, por el tipo de residuos que llevan, pero es cierto que contribuimos a que los olores sean más intensos, y a que las tuberías no se mantengan en buen estado. La utilización de detergentes, y productos no adecuadas, la poca limpieza de baños y concinas, el echar residuos indebidos por el váter o los desagües como restos de comida, pelos,…y sobre todo, mal mantenimiento del sifón, son las causas de que los olores salgan al exterior.

¿Qué hacer para acabar con los olores de las tuberías?

Un mantenimiento periódico. Esto es lo más necesario y conveniente. Prevenir, para no tener que curar.

Bicarbonato de sodio con vinagre blanco. Una mezcla de estos dos ingredientes naturales vertida por nuestras tuberías ayudará en su limpieza interna, eliminará grasas, hongos, y sustancias no deseadas en las tuberías.

El sellado de tuberías e inodoros. Muchas veces la silicona se va quitando de las juntas, quedando una fisura por la que se escapan al exterior los malos olores. Revisa las juntas y séllalas de nuevo.

Mantenimiento del sifón. Este quizás es la pieza estrella contra los malos olores, y es imprescindible mantenerlo en perfecto estado.

Usar todos los espacios del baño. Es necesario dejar correr el agua de vez en cuando de todos los elementos que cuentan con tuberías, normalmente se utilizan a diario, pero otras no tanto, como por ejemplo es el caso del bidél.

Cuidado con lo que echamos por los desagües. Evitar que pasen a las tuberías restos de alimentos, pelos, toallitas, y cualquier cosa que no sea adecuada y pueda crear malos olores e incluso averías.

Cuidado con los productos de limpieza utilizados. Algunos son tan fuertes que correen las tuberías.

Limpieza y mantenimiento. Cumple con la limpieza y el mantenimiento periódico necesario, y evita males mayores.

Contacta con profesionales como nosotros para cualquier duda, avería o urgencia en fontanería.